Revista de Divulgación Científico-Tecnológica del Gobierno del Estado de Morelos

¿Por qué los insectos hembra se aparean más de una vez?

M. en C. Patricia Villa- Ayala / Esta dirección de correo electrónico está protegida contra spambots. Usted necesita tener Javascript activado para poder verla.
Cento de Desarrollo de Productos Bióticos del Instituto Politécnico Nacional, Yautepec, Morelos.
Dr. Alfredo Jiménez- Pérez / Esta dirección de correo electrónico está protegida contra spambots. Usted necesita tener Javascript activado para poder verla.
Cento de Desarrollo de Productos Bióticos del Instituto Politécnico Nacional, Yautepec, Morelos.
Archivo: Biología

Desde que Darwin acuñó el concepto de selección sexual, el comportamiento de apareamiento y selección de pareja ha sido estudiado en muchas especies incluyendo insectos. En el pasado la mayoría de los estudios se enfocaron en estudiar el cortejo realizado por los machos, tal vez debido a que el comportamiento del macho es más, vistoso, exagerado y muestra una fuerte competencia entre machos por las hembras y algunas veces con ornamentaciones coloridas como en las aves y peces. Mientras que el comportamiento de apareamiento de las hembras es casi inadvertido, difícil de caracterizar y se creía que era pasivo, es decir que la hembra no jugaba un papel importante en la selección de su pareja, sin embargo, en años recientes se han incrementado los estudios de selección de pareja enfocando los estudios en las hembras, en particular en la evolución del comportamiento de reapareamiento de la hembra.
         Es difícil de explicar el por qué algunas hembras se aparean más de una vez especialmente cuando existen especies que pueden obtener suficiente esperma para fertilizar sus huevos en la primera cópula, además este comportamiento tiene varias ventajas: disminuye el riesgo de muerte ya que la cópula implica un tiempo en el cuál los dos individuos están inmóviles y a merced de sus depredadores. La duración de la cópula puede ser de unos cuantos minutos hasta de más de una hora, dependiendo de la especie; reduce el tiempo invertido por la hembra en la búsqueda de pareja, reduce el riesgo de infecciones trasmitidas durante la cópula, libera tiempo para la búsqueda de sitios de oviposición y alimentación. Además los machos han desarrollado ciertas estrategias para evitar que las hembras se apareen nuevamente, aumentado sus probabilidades de fecundar con su esperma los huevecillos de la hembra. Entre estas estrategias es relevante mencionar que en algunas especies, los machos han desarrollado estructuras en sus genitales que al momento de separarse de la hembra desgarran el tejido reproductivo de ella. Y finalmente decir que no en todos los casos, tener más apareamientos aumenta el número de huevecillos viables o totales puestos por la hembra o bien que aumente su longevidad.
Entonces ¿Por qué aceptar una segunda cópula?
         Se han esgrimido varias hipótesis, muchas de las cuáles se han probado de forma experimental. Una de ellas es que tal vez el primer apareamiento no proveyó de suficiente esperma a la hembra, otra es que si bien la hembra recibió suficiente esperma, este no es de buena calidad y por lo tanto acepta una cópula con un macho genéticamente superior. Otros autores señalan que como estrategia de la hembra para aumentar su variación genética, es bueno tener esperma de varios machos, e incluso ya que el macho no solo transfiere esperma con la cópula sino también substancias nutritivas que la hembra puede incorporar a su metabolismo, algunas hembras pueden aceptar cópulas por el solo hecho de obtener nutrientes, sobre todo aquellos de origen proteico.
Finalmente, mencionaremos que la copula involucra al menos dos insectos (hembra y macho) y cada uno puede tener diferentes intereses. Mientras el macho tiende a parearse más frecuentemente, las hembras tienden a aparearse menos veces que el macho, aquí solo presentamos la parte de la hembra.
Sin embargo pueden existir otras hipótesis de por qué la hembra acepta un segundo o tercer apareamiento, y como diría Yasui en 1998 “la verdadera razón del porque las hembra se reaparean sigue siendo obscura”.
En el Centro de Desarrollo de Productos Bióticos del IPN se encuentra el Departamento de Interacciones Planta Insecto donde se localiza el laboratorio de Ecología Química de Insectos aquí se tiene la línea de investigación sobre sistemas de apareamiento de insectos.

Yasui, Y. (1998). The genetic benefits of female multiple mating reconsidered. TREE 13: 246-250.


Semblanza


Patricia Villa Ayala. Maestría en Parasitología Animal y Licenciada en Biología por la Universidad Autónoma del Estado de Morelos. Actualmente profesor investigador del Centro de Desarrollo de Productos Bióticos del Instituto Politécnico Nacional. Mis áreas de interés son sistemas de apareamiento de insectos y comportamiento de insectos.


Semblanza


Alfredo Jiménez Pérez. Doctor en Ciencias en Protección Vegetal por la Universidad de Massey en Nueva Zelanda. Maestría en Ciencias en Biología por la Universidad Nacional Autónoma de México y Licenciado en Biología por la Escuela Nacional de Ciencias Biológicas del Instituto Politécnico Nacional. Actualmente Profesor Investigador del Centro de Desarrollo de Productos Bióticos del Instituto Politécnico Nacional. Es miembro del SNI. Mis áreas de interés son el estudio de los sistemas de apareamiento de insectos, aspectos comportamentales, ecología química de la interacción insecto-insecto y el uso de trampas para monitorear o controlar poblaciones de insectos.