Revista de Divulgación Científico-Tecnológica del Gobierno del Estado de Morelos

El cangrejito barranqueño

002

 

El cangrejito barranqueño o científicamente llamado Pseudothelphusa dugesi, es una especie de cangrejo de agua dulce que solo podemos encontrar en las barrancas de Cuernavaca, Morelos, México; motivo por el cual se le conoce como endémico de esta ciudad.

Este crustáceo vive entre rocas, hojarasca o se le encuentra caminando en el fondo de los cuerpos de agua. Es de tamaño pequeño, pues puede llegar a medir desde menos de 1 cm hasta los 5 cm de ancho de cefalotórax (figura 1).

En general, los cangrejos no tienen huesos y por ello son conocidos como animales invertebrados, a cambio, tienen exoesqueleto el cual les brinda protección y rigidez a su cuerpo. El exoesqueleto de los cangrejos limita su crecimiento, es decir, para crecer, los organismos invertebrados tienen que cambiar de exoesqueleto, dejando el “viejo” y generando uno nuevo, a este proceso se le conoce como muda.

El nuevo exoesqueleto inicialmente es blando y en este momento los cangrejos son más vulnerables a ser depredados o parasitados. En el caso del cangrejito barranqueño, cuando muda, tiene un color gris y con el tiempo se va tornando café oscuro lo que se asemeja al color del fondo de las barrancas y es fácil que pueda ocultarse y confundirse con el sustrato de los cuerpos de agua donde vive.

Este tipo de cangrejos son importantes procesadores de materia orgánica, ya que se alimentan de los desechos que llegan al fondo de agua, como es el caso de los restos de animales. Además de esta vía de alimentación, los cangrejos pueden filtrar el alimento que esté flotando en el agua conocido como plancton.

002 a

 

Lamentablemente, el cangrejito barranqueño se encuentra en peligro de extinción. Esta triste categoría está dada por distintos factores, uno de ellos es el deterioro de su hogar, las barrancas, por los daños y perjuicios causados por la presencia del ser humano. Por otra parte, como les mencionamos al inicio, es endémico de Cuernavaca, lo que hace que tenga una distribución muy restringida a las barrancas, poniendo en riesgo su población, si el lugar en donde vive no es conservado.

En el laboratorio de Acuicultura e Hidrobiología del Centro de Investigaciones Biológicas de la Universidad Autónoma del Estado de Morelos hemos investigado a esta especie y a pesar de que se desconoce mucho, por ahora sabemos que su población es muy pequeña, por ejemplo, en el Parque Estatal Urbano “Barranca de Chapultepec” (PEUBCH) que es uno de los sitios en donde es más abundante, se encuentra un cangrejo cada 10 m2. Para que te des una idea de qué tan poquitos hay, podrías imaginar un salón de clases de esa medida, en la que solo hay un cangrejo. Esta población tan pequeña nos hace ver la importancia de cuidar al barranqueño, para que siga siendo el emblemático habitante de las barrancas.

Al igual que muchos cangrejos, el barranqueño es de actividad nocturna, esto indica que tanto a las hembras como a los machos se les observa caminando mayoritariamente durante la noche. Esta es una estrategia que muchas especies de cangrejos utilizan para protegerse de amenazas, ya que tienen mayor oportunidad de pasar desapercibidos en su ambiente, es decir, que sus posibles depredadores no los puedan ver. Dentro de los depredadores del barranqueño se han observado aves, peces y algunos animales domésticos como gatos.

En el caso de esta especie, se desconoce a detalle su reproducción, no obstante, se sabe que este cangrejo tiene un desarrollo directo, es decir, una vez que la hembra cargó en su abdomen a los huevos fertilizados (hembras ovígeras), estos eclosionan en forma de cangrejo y de inmediato se integran al fondo del sustrato. Las hembras mientras cargan los huevos ya fertilizados suelen salir del agua y refugiarse fuera de las barrancas. Esto hace aún más vulnerable a la especie ya que muchas de las zonas cercanas a las barrancas se encuentran ya urbanizadas y los cangrejitos barranqueños tienen cada día menos espacio.

Existen otros cangrejos parecidos al barranqueño como el cangrejo de montaña (Pseudothelphusa garmani) en Trinidad y Tobago, los cuales se les puede encontrar caminando sobre zonas húmedas pero a varios kilómetros de los cuerpos de agua. Otros cangrejos de este mismo grupo muestran adaptaciones para respirar fuera del agua por lo que la vida de estos animales también abarca ambientes terrestres. Para el caso del cangrejito barranqueño, se requieren estudios que evalúen su conducta reproductiva así como los mecanismos de distribución de las hembras ovígeras.

Ahora que conoces más sobre esta especie, te invitamos a cuidar a este crustáceo y su hogar mediante medidas muy sencillas, como son: no arrojar basura fuera de los contenedores; hacer buen uso de las barrancas; cuidar el agua; y no capturar a alguno de estos cangrejos. Tú podrías ayudar a conservar a esta especie tan valiosa para la ciudad de Cuernavaca y para la biodiversidad de crustáceos del planeta.


Emmanuel Carlos Paniagua Domínguez / Esta dirección de correo electrónico está protegida contra spambots. Usted necesita tener Javascript activado para poder verla.
Facultad de Ciencias Biológicas de la Universidad Autónoma del Estado de Morelos

Dra. Elsah Arce Uribe / Esta dirección de correo electrónico está protegida contra spambots. Usted necesita tener Javascript activado para poder verla.
Centro de Investigaciones Biológicas de la Universidad Autónoma del Estado de Morelos