Ciencia Global

¿qué leer? LONGITUD

M. en IBB Oscar Rodríguez Sánchez.
Secretario Técnico
Centro de Inv. sobre Fijación de Nitrógeno
Universidad Nacional Autónoma de México
Apdo. Postal 565-A
Cuernavaca, Morelos, Mexico
e-mail: Esta dirección de correo electrónico está protegida contra spambots. Usted necesita tener Javascript activado para poder verla.

La verdadera historia de un genio solitario que resolvió el mayor problema científico de su tiempoImagen activa

La verdadera historia de un genio solitario que resolvió el mayor problema científico de su tiempo.
La autora de este emocionante libro, es una estadunidense, que escribe habitualmente en las páginas científicas del New York Times, Discover, Life y Omni. En este libro nos relata una historia emocianante, sobre cómo se pudo determinar la longitud en los barcos que atravesaban el oceáno y que sin ésta se perdían. Lo dramático del asunto, es que genios como Newton no pudieron resolver el problema, mientras que un artesano relojero lo logró y sin embargo, tuvo que pasar muchas pruebas y envidias a fin de poder cobrar la recompensa.

En la actualidad, las líneas de latitud y las líneas de longitud ejercen mayor autoridad de lo que hubiera podido imaginar hace cuarenta años, porque se mantienen fijas; en tanto que la configuración del mundo varía bajo ellas, con los continentes atravesando a la deriva los mares en expansión y las fronteras nacionales, que se vuelven a trazar repetidamente en función de la guerra y la paz.
La líneas de la latitud, los paralelos, se mantienen realmente paralelas entre si al ceñir el globo desde el ecuador hasta los polos con una serie de anillos concéntricos que van reduciéndose progresivamente. Los meridianos de longitud, funcionan al revés: se curvan desde el polo norte hasta el polo sur y viceversa, formando grandes círculos del mismo tamaño, de modo que todos convergen en los extremos de la Tierra.
El paralelo cero fue determinado en consideración del movimiento de los cuerpos celestes en el horizonte y desde el tiempo de Tolomeo fué fijado en el ecuador; en cambio, dada la rotación de la Tierra, una línea trazada de polo a polo puede servir como referencia para el meridiano cero. La ubicación del meridiano cero es una decisión puramente política.

Lo fundamental entre la latitud y la longitud consiste en que la latitud se fija por leyes naturales y cualquier marino que se precie, la calcula simplemente observando los astros, mientras que la longitud se mueve!, es decir el tiempo influye en poder determinarla; se requiere forzosamente conocer la hora de un lugar de tierra y la hora de la posición del barco en el mismo momento para poder calcularse.
Los astrónomos de mayor renombre como Galileo Galilei, Jean Dominique Cassini, Christiaan Huygens, sir Isaac Newton y Edmond Halley (tan famoso por el cometa), no lograron decifrar el problema; sin embargo la búsqueda llevó al cálculo del peso de la Tierra, la distancia hasta las estrellas y la velocidad de la luz, pero el problema de determinación de la longitud seguía ahí y cuando el 22 de Octubre de 1707 encallaron cuatro buques de guerra, perdiendo la vida casi 2000 hombres, el gobierno británico ofreció en 1714 una fortuna como premio (en la actualidad varios millones de dólares), por la solución a este problema.

El relojero inglés John Harrison, genio de la mecánica y pionero de la ciencia de la medición exacta del tiempo con aparatos portátiles (y de madera) dedico toda su vida a esta investigación, enfrentando a las lumbreras de su época.

Todos éstos hilos y muchos más se entretejen en las líneas de LONGITUD. Vale la pena rememorar estos acontecimientos a la luz de la nueva tecnología, capaz de encontrar un barco en cuestión de segundos a través de un satélite- equivale a ver el planeta de una forma nueva.

Editorial DEBATE
Dava Sobel