Revista de Divulgación Científico-Tecnológica del Gobierno del Estado de Morelos

Ciencia Global

La Medida de todas las cosas

La odisea de siete años y el error oculto que transformaron al mundo

Ken Alder
Editorial Taurus

M. en IBB Oscar Rodríguez Sánchez.
Esta dirección de correo electrónico está protegida contra spambots. Usted necesita tener Javascript activado para poder verla.
Centro de Investigación sobre Fijación de Nitrógeno


“El hombre es la medida de todas las cosas” Protágoras - Así hace su reflexión Ken Alder, quién es doctor en historia por la Universidad de Harvard y que localizó la correspondencia largamente desaparecida por casi 200 años, entre los dos científicos astrónomos; cuya tarea fue determinar la diezmillonésima parte de la distancia entre el Polo y el Ecuador : el metro.

En esta obra, el autor describe una gesta que triunfó a pesar de su fracaso, en medio del caos de la revolución francesa y pone de manifiesto, el error en la medida del metro. Es una historia de dos hombres, un secreto y un dilema eterno: ¿es permisible dejar pasar una pequeña mentira al servicio de una gran verdad?.

Jean-Baptiste-Joseph Delambre (1749-1822) fue el astrónomo que guió la expedición al norte del meridiano de París; mientras que Pierre-Francois-André Méchain (1774-1804) al sur. La expedición geodésica duro siete años y abarcó desde Dunkerke a Barcelona. Durante el período de 1792 a 1799, estos científicos se vieron obligados a realizar sus triangulaciones geodésicas en territorios en guerra; donde fueron detenidos, acusados de espionaje e incluso les confiscaron sus instrumentos de medición, además de luchar con el clima y la construcción de “torres de señalamiento” para poder tomar medidas.

En esa época, no sólo cada país tenía un sistema de pesas y medidas, sino éstas podían diferir en las provincias y muchas de ellas, llevaban implícito la cantidad de trabajo necesaria. Así pues una parcela de tierra tenía diferente valor en la misma región, aunque tuviera las mismas dimensiones dependiendo de la cercanía del agua, del número de semillas que se requerían o de las jornadas de trabajo. Todavía existen en algunas ciudades de Europa, los patrones de medida usados durante esa época, pegados en las iglesias o edificios públicos.

Unificar a las naciones a través de una “medida natural”, no comercial o dictada por alguna nación, fue el propósito de esta expedición (algo así como la globalización actual); sin embargo, Estados Unidos e Inglaterra, hasta la fecha no la han aceptado; mientras que los países de América Latina la adoptaron en 1848 Chile, en 1853 Colombia; México en 1857 y Argentina en 1863.

La reunión de todas las naciones fue atrasada una y otra vez debido a Méchain, quien al hacer las triangulaciones en Barcelona, notó un error y pretendía enmendarlo; Delambre terminó primero e incluso ayudó a construir las triangulaciones que faltaban. De hecho se construyó en platino el patrón del metro, con base en cálculos teóricos, después se conoció que en realidad la varilla no era de platino puro, sino contenía iridio. Este patrón que urgía obtenerse, tiene ciertas diferencias con la medida que finalmente obtuvieron Mechain y Delambre; siendo el primero a quién se le dio el mayor crédito en el éxito de la expedición.

Méchain sufrió con este reconocimiento, porque sabía de la imprecisión (que siempre trató de enmendar y que lo llevo al borde de la locura) y no fue hasta su muerte y diez años después, que se le encargó a Delambre publicar toda la historia de la expedición. Delambre tenía sus notas día a día en cuadernos con hojas numeradas, mientras que las de Mechain eran hojas sueltas. Al revisar las notas y cálculos descubrió el error; sin embargo, no lo acusa.

¿Qué se siente al cometer un error en un asunto de tanta importancia como éste? De todos modos Delambre y Méchain triunfaron incluso en el fracaso, debido a que con su trabajo no sólo se modificaron nuestro conocimiento de la forma de la Tierra, sino también nuestro propio conocimiento del error. A lo largo del proceso, el error científico se transformó, pasando de ser un fallo moral a convertirse en un problema social y corrigieron para siempre lo que significa ser un científico profesional.