Revista de Divulgación Científico-Tecnológica del Gobierno del Estado de Morelos

Agroecosistemas afectados por la gallina ciega

Dr. Francisco Javier Villalobos Hernández / Esta dirección de correo electrónico está protegida contra spambots. Usted necesita tener Javascript activado para poder verla.
Dra. María Eugenia Núñez Valdez / Esta dirección de correo electrónico está protegida contra spambots. Usted necesita tener Javascript activado para poder verla.
Facultad de Ciencias Agropecuarias-UAEM

Archivo: Ciencias Agropecuarias

Los retos impuestos por el cambio climático global para México y para el mundo son enormes. El desequilibrio en el ciclo de Carbono causado por el abuso de los combustibles en las sociedades industriales ha generado un pronunciado efecto de invernadero y un consecuente cambio climático (Gore 2007). De acuerdo con el panel intergubernamental sobre el cambio climático de la UNESCO (IPCC por sus siglas en inglés) las estimaciones realizadas, en una escala global, sugieren que las cuencas afectadas por estrés hídrico incluyen parte de México. El escenario para la parte central del país, de acuerdo con uno de los expertos mexicanos del IPCC, es de una marcada reducción de la precipitación pluvial (Conde 2007). Justamente los cultivos de maíz de temporal de esta región del país han sido afectados severamente por la gallina ciega en los últimos 40 años (Villalobos 1992). Probablemente este patrón sea resultado de varios factores. Dentro de estos factores, la degradación del componente orgánico y la consecuente reducción en la capacidad del suelo para retener agua juega un papel crucial (Villalobos et al., 1997). La gallina ciega tiende a formar agregaciones y alimentarse activamente de las raíces de las plantas vivas (Villani y Wright 1990). Estos insectos se agregan y causan más daño en suelos con escasa materia orgánica donde se presenta un gradiente de humedad. Durante el estiaje, cuando empieza a secarse el suelo, la gallina ciega se concentra en las zonas sombreadas de la milpa. Este fenómeno explica la formación característica de manchones de plantas afectadas que es común observar en los cultivos.

Dos efectos pueden agravar el problema de la gallina ciega en los próximos años: menos lluvias por causa del cambio climático y la degradación del suelo. Es necesario cuidar la parte orgánica del suelo que le confiere su fertilidad y que puede inducir una distribución más uniforme de la humedad del suelo y, por ende, de estos insectos. La labranza de conservación, el control de la erosión, la incorporación de residuos orgánicos de naturaleza vegetal, compostas o lodos activados al suelo, el establecimiento de pastos y plantaciones forestales, los cultivos de cobertura, la siembra de árboles en tierras agrícolas como cercas vivas, las plantaciones de cultivos para producir biogas pueden ser métodos efectivos para capturar carbono (Goh 2005).
Estas estrategias tienen un efecto en reducir el desequilibrio en el cual se acumula carbono en la atmósfera y se pierde del suelo y subsuelo. También se ha observado que algunas de estas medidas pueden reducir el daño causado por la gallina ciega.

Es imperioso evitar las consecuencias de una falta de granos básicos como el maíz, base de la alimentación del mexicano. La pérdida de autosuficiencia en la producción de maíz se ha ido incrementando en México desde hace varios años. Además, la utilización de maíz para elaborar biocombustibles y la perdida de sustentabilidad de agroecosistemas en países como China amenazan con incrementar la demanda de cereales para el consumo humano. Dicha demanda podría desequilibrar la bolsa de valores y tener repercusiones económicas y sociales insospechadas (Brown 2003). La soberanía alimentaria y su relación con los disturbios causados por el cambio climático, como lo señala Rattan Lal (2004), de la Universidad Estatal de Ohio, es un asunto de seguridad nacional. Por otro lado, es cada vez más evidente la necesidad de hacer un uso menos inadecuado de los residuos orgánicos municipales que terminan en los tiraderos de basura a cielo abierto. Los problemas asociados con la pérdida de fertilidad de los suelos agrícolas pueden ser resultado de la falta de costumbre de los productores de regresarle al suelo parte de lo que se le quita. La sobreexplotación agrícola tiene como consecuencia una volatilización de gases de invernadero como el CO2. Esta degradación del componente orgánico del suelo está también asociada a un incremento en el consumo de raíces vivas de las plantas afectadas por la gallina ciega (Villalobos et al., 1997). La degradación del suelo es uno más de los fenómenos que están propiciando pérdida de productividad agrícola y la consecuente migración de sector rural a las ciudades. Con esta migración aumentan también los problemas de miseria y violencia que se viven en las megalópolis. La contaminación de suelos y agua ocasionada por abuso de agroquímicos es uno más de los problemas asociados a la inadecuada comprensión de las funciones biológicas de la gallina ciega. Este insecto, como las lombrices de tierra, puede ser otro aliado para la fertilidad de suelos orgánicos saludables. Los efectos de la contaminación por agroquímicos pueden estar asociados al incremento en la aparición de enfermedades como el cáncer. Nuestra investigación busca sentar las bases para el desarrollo de la filosofía del manejo sustentable de agroecosistemas afectados por la gallina ciega en México. La inclusión, de técnicas biotecnológicas modernas, eficientes y limpias para contribuir a reestablecer el equilibrio entre los factores involucrados que detonan el daño por gallina ciega es también esencial en esta visión (Núñez et al., 2008). La filosofía del manejo sustentable nos invita a buscar un sinergismo resultante de la inclusión de todos los componentes del agroecosistema y los actores humanos involucrados.

Patrón de daño en manchones como resultado de agregaciones de gallinas ciegas asociados con pérdida de materia orgánica y un incremento de humedad en áreas sombreadas.

Un buen manejo de la gallinas ciegas puede considerarlas, más que como una plaga, como biondicadoras de un desequilibrio en el ciclo del carbono y puede evitar los efectos de la contaminación de suelo y agua causada por el abuso de plaguicidas.

La presencia del daño por gallina ciega podría estarnos invitando a cuidar el componente orgánico del suelo para evitar su acumulación el la atmósfera y mitigar el cambio climático. No podrá también ser esta una forma inteligente de minimizar los problemas asociados a un mal manejo de la basura en Morelos.

El cultivo de microorganismos para evitar que las gallinas ciegas se alimenten de las raíces de plantas de importancia económica es una aplicación biotecnológica limpia, eficiente y compatible con un manejo sustentable que ha sido desarrollada comercialmente en Nueva Zelandia.

La incorporación de residuos orgánicos al suelo además de reducir el daño por gallina ciega puede también ser una forma de secuestrar carbono y mitigar el cambio climático global.

 


Francisco Javier Villalobos Hernández realizó su doctorado en Filosofía con especialidad en Entomología en la Universidad de Lincoln, Nueva Zelanda. Hizo un posdoctorado en el Instituto de Biotecnología de la UNAM. Obtuvo el Premio Nacional de Entomología que ofrece la Sociedad Mexicana de Entomología en 1995. Ha publicado 45 trabajos de investigación en revistas nacionales e internacionales. Ha propuesto un nuevo paradigma para el manejo de agroecosistemas afectados por plagas del suelo en Nueva Zelanda y en México.

María Eugenia Núñez Valdez realizó su Doctorado en Filosofía con especialidad en Biología Molecular en la Universidad de Canterbury, Nueva Zelanda. Ha recibido reconocimientos por su trayectoria académica como asesora de la mejor tesis de licenciatura AGROBIO 2004 y como el mejor trabajo de Investigación por la Sociedad Mexicana de Control Biológico 2007. Ha publicado 24 trabajos de investigación en revistas nacionales e internacionales. Es líder en el estudio de bacterias entomopatogenas en México.