Revista de Divulgación Científico-Tecnológica del Gobierno del Estado de Morelos

Conociendo a...


Manuela Garín Pinillos
Pionera de la Matemática en México.

Por: Lic. Silvia Patricia Pérez Sabino


Hija de padres españoles, creció en Cuba, pero abandonó la Isla con su familia ante la dictadura que vivieron con Gerardo Machado en 1932, fecha en la cual reinaba la violencia y la represión. Ante esta situación, la familia se marcha de Cuba hacia México, con la creencia de que dada la cercanía de los dos países volverían cuando cayera el dictador.

En México ingresa al Colegio Motolinía. Tiempo después, con algunas dificultades burocráticas, ingresa al bachillerato de Ciencias Químicas en la Escuela Nacional Preparatoria , donde la mayoría de los estudiantes eran mujeres. Su madre deseaba que estudiara Ciencias Químicas, porque decía que la Ingeniería no era carrera para mujeres, prometiéndole que le pondría una farmacia.

Los reconocidos doctores Carlos Graef Fernández y Alfonso Nápoles Gándara, éste último oriundo de Cuernavaca, fueron sus maestros de Matemáticas. Precisamente en una conversación publicada en la Carta Informativa de la Sociedad Matemática Mexicana, de la cual he obtenido gran parte de esta semblanza, señala Manuela Garín que el Dr. Alfonso Nápoles la impulsó a estudiar matemáticas.

A pesar de que había un acuerdo del Consejo Universitario que señalaba que los alumnos del bachillerato de Ciencias Químicas podían ingresar a Ciencias sin tener el bachillerato de físico- matemáticas, había dos señoritas (Pimentel y Cuéllar) en Rectoría que no querían aceptar la inscripción de Manuela, por lo que para conseguirla tuvo que intervenir el director de la Escuela de Ciencias Físico-Matemáticas, el Ing. Ricardo Monges López, gran impulsor y promotor del desarrollo de la geofísica y la geología, ingresando a la carrera en 1937.

Participó desde joven en su lucha por las mejores causas de la humanidad, su enfrentamiento con la dictadura de Machado, su apoyo a la República Española,la defensa de la expropiación petrolera del general Cárdenas y

varios años después, como joven y entusiasta profesora democrática de la Facultad de Ingeniería, por su muy destacada y heroica participación en el movimiento de 1968 y su presencia en posteriores movimientos democráticos, en mítines y manifestaciones donde con frecuencia se la encontraba.

Su preocupación por los problemas sociales y su gran vocación matemática, se pone de manifiesto en estas palabras. “Lástima que no todo mundo tenga una carrera universitaria, porque te da otra forma de pensar. No se trata de que la gente sólo absorba información, sino que sepa ver las cosas y analizarlas. Para eso las matemáticas son esenciales, es lo fundamental para entrenarte en los procesos lógicos. ¡Qué bueno que todo el mundo fuera matemático!”, enfatiza.

Se casó con el Ing. Raúl Álvarez Encarnación, que había sido su compañero en el primer año de la carrera de física y luego se cambió a ingeniería. Trabajó como docente en el Tecnológico de Monterrey durante 4 ó 5 años. En 1951, comenzó a dar clases en la Facultad de Ingeniería y en 1952 en la Facultad de Ciencias de la Universidad Central de Venezuela, impartiendo cálculo, geometría analítica y álgebra moderna entre otras materias.

Trabajó como matemática en el Instituto de Geofísica, a donde la invitó el ingeniero Ricardo Monges López, su fundador y primer director. Sus primeros trabajos en Geofísica los hizo con Anselmo Chargoy, sobre modelos matemáticos del geomagnetismo. En esa época no había las computadoras que hay ahora, así que los modelos eran muy importantes.

Manuela Garín, nos deja un legado donde la Matemática es un pilar fundamental de la civilización y la cultura humana, en donde los desarrollos tecnológicos y las ciencias modernas utilizan su lenguaje, así como sus procesos de razonamiento.