Revista de Divulgación Científico-Tecnológica del Gobierno del Estado de Morelos

Conociendo a...

Claudia Sierra Castillo: El arte de la naturaleza.

Por: José Manuel Mendoza Campuzano / Esta dirección de correo electrónico está protegida contra spambots. Usted necesita tener Javascript activado para poder verla.

Una sonrisa brillante, una miranda aguda y la calidez de su presencia fueron la carta de presentación de una mujer de origen oaxaqueño, pero de un corazón morelense que nos habló sobre su más grande pasión, la biología, la doctora en ciencias Claudia Sierra Castillo.
Los rayos del sol marcaban las 12 horas con 30 minutos y ella mencionó: “la naturaleza es arte, la veas macroscópicamente, lo que vemos a simple vista o bajo el microscopio, todo en la vida es un arte ¿no? La naturaleza no se equivoca y es un arte que deberíamos de apreciar día con día, por ejemplo, la naturaleza en el amanecer nos regalan una postal diferente igualmente un atardecer diferente, entonces tenemos muchas cosas bellas: los paisajes, las flores, los animales, las plantas, entre otros las cuales nos puede ayudar mucho a tener un espíritu tranquilo y agradable apreciando toda esta naturaleza que tenemos, es la oportunidad aun ahora de conservarla y disfrutarla.”
           La doctora Sierra Castillo levanta sus ojos al cielo y con un suspiro se remonta a sus recuerdos, a esos inicios en su alma mater la Universidad Nacional Autónoma del Estado de Morelos (UAEM) “bueno yo tengo trabajando en la universidad aproximadamente 28 años y empecé como Técnico Académico en el anexo de Ciencias, estaba en contacto con los proyectos de investigación, sin embargo yo no estaba en ninguno de ellos -dijo sonriendo-, conforme fue pasando el tiempo me incorporaré a un proyecto de investigación y más tarde como profesor-investigador.
Después estudié la especialidad en Microscopía Electrónica aplicada a las Ciencias Biológicas en la Universidad Autónoma del Estado de Morelos (UAEM) y posteriormente realicé mi doctorado en Ciencias en Planificación de Empresas y Desarrollo Regional, se preguntarán ¿qué tiene que ver con la biología?” -levanta las manos y una sonrisa traviesa-, “pues bien la parte de Desarrollo Regional está relacionada con proyectos de investigación que se estén llevando a cabo en alguna zona, en este caso fue en el estado de Morelos, aunque mi doctorado lo hice en el Instituto Tecnológico de Oaxaca, el proyecto doctoral fue sobre el cultivo del langostino Macrobrachium rosenbergii y es como empecé a trabajar con la respuesta inmune innata, mecanismo de defensa de estos organismos de importancia económica en la acuacultura, debido a que todos los organismos vivos debemos de tener un mecanismo de defensa en caso contrario, no existiríamos, así de fácil.
Dicho proyecto, me interesó trabajarlo en Morelos, porque la acuacultura es muy fuerte en nuestro estado, hay mucha gente que se dedica al cultivo de organismos acuáticos en granjas de cultivo e incluso hay asociaciones entre ellos, donde se lleva a cabo el cultivo tanto de peces de ornato, peces de consumo y de crustáceos como el langostino Macrobrachium rosenbergii y la langosta Cherax quadricarinatus que son organismos de agua dulce.
           Actualmente, llevo más de 8 años impartiendo la clase de Biología Celular en la Facultad de Ciencias Biológicas de la UAEM, estoy adscrita al Centro de Investigaciones Biológicas y comisionada en el laboratorio de Biología Celular de la Facultad antes mencionada, asesoro tesis de licenciatura, servicios sociales y tutorías, invito a los alumnos a participar, en congresos, entre otros. Otra actividad que realizó es impartir cursos y talleres en diferentes niveles escolares e incluso a público en general por invitación de los planteles educativos, por medio del Consejo de Ciencia y Tecnología del Estado de Morelos y Casa de la Ciencia de la UAEM, cabe aclarar que en estas actividades participan alumnos de la Facultad como una parte formativa de su profesión”.
           La doctora Sierra toma unos segundos en silencio, toca sus labios con su dedo índice derecho y dirige su vista a un punto infinito, el cual denota una reflexión y nos dice: “una de las formas a través de las cuales he acercado a mis alumnos con la ciencia es la aplicación de la biología celular tanto en campo como en el laboratorio, su relación con el ambiente y sus aplicaciones e importancia, un ejemplo, son las salidas de campo que realizamos en la localidad de Mazunte perteneciente al municipio de Santa María Tonameca, en la Costa Chica del Estado de Oaxaca y vamos al Centro Mexicano de la Conservación de la Tortuga donde realizamos un recorrido con profesionistas del área que nos imparten conferencias sobre la problemática actual de la contaminación de los mares y las consecuencias que tiene sobre las tortugas marinas, la información obtenida posteriormente es relacionada con la biología celular, visitamos la Unidad de Manejo Ambiental (UMA) “El Potrero” donde realizan la conservación de la iguana verde, cuyo nombre científico es Iguana iguana y también a la población llamada la Ventanilla (otra UMA), localidad ubicada en el municipio de Santa María Colotepec, Oaxaca donde llevan a cabo la conservación del cocodrilo, así como del mangle blanco y rojo, entonces al estar en ese ambiente totalmente diferente al que vivimos en Morelos, trato de darles a los alumnos otras perspectivas, otras opciones para que ellos vean que pueden trabajar en una gran cantidad de ambientes y que de la misma manera que sucede en nuestro estado todos los seres vivos funcionamos de acuerdo a las señales que recibimos de nuestro medio. Por otra parte, es importante despertar en los alumnos el interés de descubrir cómo es que estamos aquí los seres vivos, como funcionamos y como nos relacionamos con el ambiente que nos rodea independientemente al área en la que se vayan a desarrollar”.
           Con esta postura de trabajo y compromiso en la investigación y la docencia en el área de la biología, pudimos conocer más de una mujer, que considera a la naturaleza como un arte que debemos respetar, valorar y preservar.