Revista de Divulgación Científico-Tecnológica del Gobierno del Estado de Morelos

¿Hacia donde crecemos?

Hacia dónde crecemos?: Morfología de los asentamientos humanos en Morelos

Por: Dr. Guillermo Olivera Lozano
Esta dirección de correo electrónico está protegida contra spambots. Usted necesita tener Javascript activado para poder verla.
CRIM-UNAM

El estudio de la morfología de un sistema de asentamientos humanos básicamente se realiza a partir del análisis de la distribución espacial de las localidades o ciudades que lo integran y de su distribución por tamaño, definido este último por su población.

En el estado de Morelos, el proceso de urbanización ha dado lugar a la conformación de un sistema de asentamientos con las siguientes características

1) Es un sistema concentrado; de las 13 localidades de 10 mil y más habitantes que había en el año 2000, la población del Estado se ubica principalmente en las aglomeraciones urbanas de Cuernavaca (integrada por los municipios de Cuernavaca, Jiutepec, Temixco, Emiliano Zapata y Xochitepec) y Cuautla (compuesta por los municipios de Cuautla, Yautepec y Ayala). En ellas se localizaba el 24% de la población estatal en 1970, el 55.6% en 1990, y el 65% en el 2000.

Fuera de esas dos ciudades, la urbanización se ha dado en la parte suroeste del Estado donde existen varias localidades pequeñas como Zacatepec, Jojutla, Tlaquiltenango, Santa Rosa, Puente de Ixtla y Xoxocotla. Ninguna rebasó los 25 mil habitantes en el año 2000. Sin embargo, su cercanía en cierto modo ha propiciado la configuración de un pequeño subsistema de asentamientos urbanos en el cual residían 114 mil 076 habitantes.

Por otro lado, en el extremo sureste del Estado, el proceso urbano ha avanzado muy recientemente, aunque de manera embrionaria.

2) Como resultado de lo anterior, el sistema de asentamientos humanos es también bicefálico, es decir, la población se concentra en las ciudades de rango 1 y 2. De hecho son las dos únicas que se ajustan a la regla rango-tamaño. Esta regla expresa el rango o lugar que ocupa una ciudad o localidad dentro de un sistema de asentamientos según su número de habitantes, así como la relación de proporcionalidad entre el tamaño de la población y la especialización o diversificación de funciones económicas de un asentamiento. La regla arroja un cociente que relaciona la población observada y la población esperada de cada ciudad según la posición ordinal que cada asentamiento ocupa en el Estado de acuerdo a su número de habitantes.

3) Debido a que el resto de las ciudades de la Entidad Federativa no se ajusta a la regla rango-tamaño, el sistema de asentamientos es desequilibrado; en caso contrario, Zacatepec, que es la ciudad de rango 3 y que tuvo una población de 21 mil 900 habitantes en el año 2000, debería haber tenido 235 mil; Jojutla, que tuvo 20 mil 398 debió tener 176 mil, y así sucesivamente.

El texto es parte de la "evaluación de la integración funcional del territorio" que Guillermo Olivera y Julio Guadarrama elaboraron como capítulo para el Programa Estatal de Ordenamiento Territorial de Morelos.

De este breve panorama se desprende que el proceso de urbanización de Morelos ha seguido trayectorias claramente diferenciales, distinguiéndose en el noroeste la aglomeración urbana de Cuernavaca como el espacio más consolidado y de mayor complejidad. Enseguida se ubica la aglomeración urbana de Cuautla en la porción centro-este, con una dinámica de crecimiento que involucra a varios municipios periféricos y que ha resultado ser el otro nodo de mayor concentración demográfica y económica. Al sureste del Estado se empieza a perfilar un subsistema de pequeños asentamientos urbanos que pudieran representar una alternativa para el desarrollo de esa región y para contrarrestar la bipolaridad configurada por las aglomeraciones de Cuernavaca y Cuautla.


Finalmente, la región sureste es la más desarticulada del sistema de asentamientos, pero las pequeñas localidades urbanas que existen ahí pudieran ofrecer posibilidades para fungir como subcentros de integración urbano-rural.

Si bien lo expuesto es de carácter muy general, son aspectos que deben considerarse, junto con otros datos, al momento de diseñar y definir políticas urbanas.