Revista de Divulgación Científico-Tecnológica del Gobierno del Estado de Morelos

La basura: ¿Problema sin solución?

Dra. Ma. Laura Ortiz Hernández
Centro de Investigaciones en Biotecnología (CEIB-UAEM)
Esta dirección de correo electrónico está protegida contra spambots. Usted necesita tener Javascript activado para poder verla.


La basura o residuos sólidos urbanos (RSU) es aquella generada en casas habitación como resultado de la eliminación de los materiales que se utilizan en las actividades domésticas, de los productos de consumo y sus envases, embalajes o empaques; los residuos que provienen de cualquier otra actividad dentro de establecimientos o en la vía pública, con características domiciliarias, y los resultantes de las vías y lugares públicos, siempre que no sean considerados como residuos de otra índole (Ley General para la Prevención y Gestión Integral de los Residuos 2003).


De 1992 a 2004, la generación total de RSM se incrementó 57%, alcanzando 34.6 millones de toneladas en el último año. Este aumento está relacionado con el crecimiento demográfico del país, pero también se debe a que la generación de residuos por habitante se ha incrementado, siendo ya uno de los más altos para América Latina y muy cerca del promedio de los países europeos (SERMARNAT 2005).

Esta cantidad de RSU provoca dificultades en cuanto a su acopio, tratamiento y disposición final, lo que conlleva a impactos ambientales, sociales, económicos y de salud pública, entre otros, y afecta en general y de forma horizontal a todas las actividades, personas y espacios. Por lo tanto, resulta imprescindible la gestión integral de los RSU para evitar los efectos que provocan. La prevención debe ser el objetivo prioritario, aunque resulta casi imposible no generar residuos de las diversas actividades para la producción de bienes y servicios.

Una importante fracción de los RSU, está formada por materiales reciclables por la industria, tales como: papel y cartón, metal, vidrio, plásticos y textiles entre otros. Por lo tanto, es importante contemplar en conjunto la, reutilización, el reciclaje y disposición final, respetando el entorno.

En el Marco de la Ley General para la Prevención y Gestión Integral de Residuos, resulta fundamental iniciar acciones tendientes a llevar a cabo un manejo sustentable de los RSU con una visión a largo plazo, con el consenso social y con el respaldo de Instituciones de Investigación que minimicen los impactos sociales y ambientales de un manejo inadecuado de residuos. Por otro lado, se debe hacer hincapié en el uso de tecnologías vanguardistas que permitan fomentar la valorización, el reuso y el reciclaje, de manera que sólo aquellos residuos que no se encuentren dentro de esta condición sean dispuestos en un relleno sanitario.

Para contar con instrumentos eficaces que regulen el manejo de los residuos sólidos, es necesario atender a la legislación federal, así como crear una legislación propia, adaptada a las condiciones del Estado de Morelos. Por ello, y realizando un esfuerzo conjunto entre diferentes niveles de gobierno (municipal, estatal y federal), la iniciativa privada y el sector académico (particularmente la Universidad Autónoma del Estado de Morelos), generó la propuesta de la “Ley para la Prevención y Gestión Integral de los Residuos Sólidos Urbanos y de Manejo Especial del Estado de Morelos”. Al apegarse a esta Ley, se pretende garantizar el manejo sustentable de los RSU, la continuidad entre una administración municipal y otra, la participación de la iniciativa privada y la academia, así como la coordinación entre los diferentes niveles de Gobierno.

La propuesta de esta Ley, permitirá garantizar el derecho de toda persona a un ambiente adecuado y propiciar el desarrollo sustentable, a través de la prevención, la generación, valorización y gestión integral de los residuos sólidos urbanos y prevenir la contaminación de sitios con estos residuos. Esta ley establece las bases para:

• Aplicar los principios de valorización, responsabilidad compartida y manejo integral de los residuos, bajo criterios de eficiencia ambiental, tecnológica, económica y social, los cuales deben ser tomados en cuenta en el diseño de instrumentos, programas y planes de política ambiental para la gestión de residuos;
• Determinar los criterios que deberán ser considerados en la generación y gestión integral de los residuos, para prevenir y controlar la contaminación del ambiente y la protección a la salud humana, por mencionar algunas.


Es importante implementar un programa de educación ambiental que conlleve a la creación de una nueva cultura ambiental, para transitar hacia una nueva sociedad respetuosa con el ambiente. Estas actividades deberán incluir desde escuelas, instituciones de educación superior, con programas educativos de diversos niveles, hasta la participación de la población en su conjunto, para el cumplimiento de los objetivos de prevención, reutilización y reciclaje de los RSU.

Es innegable que el problema de la basura tiene solución, pero debe establecerse un esquema de participación y coordinación integral entre la sociedad, los diferentes niveles de gobierno, la iniciativa privada y el sector académico del Estado de Morelos. Con ello se contribuye a prevenir el deterioro ambiental y a mejorar paulatinamente las condiciones de nuestra casa: el planeta Tierra.

 


Ma. Laura Ortiz Hernández es Bióloga de formación y cuenta con el Doctorado en Biotecnología de la Universidad Autónoma del Estado de Morelos. Actualmente es la Directora del Centro de Investigación en Biotecnología y Coordinadora general del Programa de gestión Ambiental Universitario de la misma Universidad. Sus principales líneas de investigación están orientadas al Tratamiento y disposición final de residuos peligrosos y no peligrosos, Bioremediación de suelos contaminados con xenobióticos y Gestión ambiental.