Revista de Divulgación Científico-Tecnológica del Gobierno del Estado de Morelos

Morelos en la Ciencia y Tecnología

En Nayarit y en Morelos se encuentran las especies más peligrosas (los noxius).Alacran

Jalil Saab H.

Esta dirección de correo electrónico está protegida contra spambots. Usted necesita tener Javascript activado para poder verla.


Las mil caras del alacrán; taxonomía de su imagen letal

Uno de los arácnidos (no insecto) más temidos por el hombre es el alacrán o escorpión, cuya picadura puede llegar a producir la muerte. En nuestro país se presentan alrededor de 200 mil casos registrados anualmente, de estos alrededor de 750 son víctimas fatales del veneno inoculado.

En Morelos de 3 mil 661 casos reportados, 8 desembocaron en la muerte. Los síntomas que se presentan al sufrir la picadura del alacrán son los siguientes: dolor en la zona del piquete, adormecimiento del área afectada, producción excesiva de saliva, inflamación en la laringe dando una sensación de polvo o pelusa en la garganta, taquicardia y asfixia. La toxina del alacrán ataca principalmente a los sistemas cardiovascular, respiratorio, endocrino y nervioso. Los efectos más graves se presentan en niños menores, de 3 años y en ancianos.
El alacrán es el artrópodo terrestre más antiguo que existe. Su aparición se remota aproximadamente a 400 millones de años, según los registros fósiles con los que contados. Su distribución en el planeta es muy extensa; habita todos fos desiertos y la mayoría de las zonas cálidas del globo. En México existen 221 especies distintas de las cuales sólo 7 especies, de la familia de los Centruroides, son potencialmente riesgosos para el hombre.

¿Cómo saber que tan venenoso es un alacrán?

No es ni por el color ni por el tamaño del animal adulto. Hay dos indicadores que pueden ser relevantes. Uno es el tamaño de las quelas o tenazas; a mayor tamaño menor toxicidad del veneno. El otro está en la forma de los segmentos de la cola; mientras más cuadrados menos venenosos, mientras más rectangulares o alargados mayor peligro. De todas maneras, si se sufre una picadura hay que recurrir a un centro de salud, preferentemente, llevando al bicho para su identificación.

El Dr. Lourival D. Possani Postay, del Departamento de Reconocimiento Molecular y Bioestructura del Instituto de Biotecnología de la UNAM, en el Campus de la U.A.E.M., ha dedicado 24 años de su vida al estudi de la relación estructura-función-de péptidos y proteínas, tomando-como modelo las toxinas del veneno de alacranes. Como producto de estas investigaciones ha publicado más de 140 artículos en revistas científicas y ha sido distinguido con el Premio Nacional de Ciencias en 1996 y el Premio UNAM de 1993, entre otros.