Revista de Divulgación Científico-Tecnológica del Gobierno del Estado de Morelos

Notas

Rescatando el agua del cielo para el uso doméstico en la tierra: Captación y tratamiento de agua de lluvia en Morelos


Texto y Fotos: Dra. Sofia E. Garrido Hoyos
Esta dirección de correo electrónico está protegida contra spambots. Usted necesita tener Javascript activado para poder verla.
Instituto Mexicano de Tecnología del Agua (IMTA)

 

Desde hace más de tres siglos, en América Latina y el Caribe, se han utilizado los sistemas de captación de agua de lluvia para uso doméstico, donde la recolección del agua proveniente de los techos y pisos se almacenaba en cisternas de diferentes tipos. Actualmente, el manejo y almacenamiento de escurrimientos superficiales se realiza en presas de tierra, ollas, jagüeyes (zanjas) y aljibes (pozos profundos hechos sin maquinaria), que aún representan la fuente principal de agua para uso doméstico en las zonas rurales.


Olla de captación de agua de lluvia en
Villa Nicolás Zapata (Realizada por Sofía E. Garrido Hoyos)

En el caso de México, las aguadas (depósitos artificiales), fueron utilizadas en tiempos precolombinos, para irrigar cultivos en áreas pequeñas. En zonas arqueológicas de la península de Yucatán, así como en Xochicalco, Mor., desde el año 300 a.C., se emplearon sistemas de captación, conocidos como chultus, los cuales tienen como función recolectar el agua de lluvia de los patios y conducirla mediante canales a depósitos construidos con piedra para ser usada posteriormente.

El promedio anual de precipitaciones (lluvias) para el territorio nacional es de mil 500 kilómetros cúbicos de agua. Si se aprovechara el 3% de esa cantidad, se podría abastecer a 13 millones de mexicanos que actualmente no cuentan con agua potable; se darían dos riegos de auxilio a 18 millones de hectáreas de temporal; se abastecerían 50 millones de animales y se regarían 100 mil hectáreas de invernadero.

La captación y aprovechamiento de agua de lluvia es una importante fuente de abastecimiento de agua para uso y consumo humano, pecuario y agrícola para las comunidades rurales con población menor a 2 mil 500 habitantes, que presentan problemáticas por su topografía, aislamiento, dispersión de caseríos o ausencia de fuentes de abastecimiento, ya sean superficiales o subterráneas.

Los sistemas de captación de agua de lluvia y las tecnologías desarrolladas para el tratamiento de ésta, son de bajo costo, sencillos, nulo o escaso consumo de energía, con facilidad para su construcción, bajo mantenimiento y operación, además de que no dañan el medio ambiente y son opciones viables y eficientes para dotar de agua a pequeñas comunidades. El agua de lluvia, una vez captada, debe tratarse y desinfectarse con cloro u otro medio para obtener una calidad de agua apta para el uso y consumo humano.

El presente proyecto, se lleva a cabo en Jumiltepec, localidad del municipio de Ocuituco y en la localidad de Villa Nicolás Zapata en el municipio de Totolapan, del estado de Morelos, donde se están adecuando y construyendo sistemas de captación y tratamiento del agua de lluvia, a nivel domiciliario y colectivo respectivamente. Poblaciones seleccionadas a partir de un análisis de la información existente y de un diagnóstico poblacional y socioeconómico de 18 localidades situadas en la zona norte de Morelos, con escasez importante de agua para uso y consumo humano.


Captación de agua de lluvia domiciliaria en
Villa Nicolás Zapata (Realizada por Sofía E. Garrido Hoyos)

Como dotación se determinaron 50 litros al día por habitante. En el caso domiciliario, se está construyendo una cisterna recubierta de geomembrana, la cual es un material de policloruro de vinilo flexible, (PVC) que impermeabiliza cisternas y ollas, entre otras, de 140 m3 para el almacenamiento del agua de lluvia captada en el techo de la iglesia El Sacromonte en Jumiltepec. El tratamiento de esta agua se realizará por filtración con grava y arena seguida de una desinfección con cloro. En el caso colectivo, se tratará el agua del escurrimiento superficial de una barranca situada en el norte de la localidad Villa Nicolás Zapata, la cual es almacenada en una olla con una capacidad de 4 mil m3.

En el Instituto Mexicano de Tecnología del Agua (IMTA), se han realizado pruebas de tratabilidad del agua de esta olla, con un sistema de filtración lenta en múltiples etapas, siendo una de las tecnologías apropiadas para aplicarse en las zonas rurales, debido al bajo costo de construcción, operación y mantenimiento. La calidad del agua obtenida cumple con la Norma Oficial Mexicana, NOM-127-SSA1-1994.


Foto 3. Filtración lenta en múltiples etapas, pruebas de tratabilidad,
Laboratorio de Potabilización, IMTA (Realizada por Sofía E. Garrido Hoyos)


Cabe mencionar que este proyecto es financiado por Fondo Mixto CONACYT-Gobierno del Estado de Morelos 2003-1, con una duración de 2 años. Con este proyecto se pretende sentar las bases para que las comunidades rurales sean abastecidas en cantidad y calidad de agua para uso y consumo doméstico. Colaboradores: Manuel Anaya Garduño, Martha Avilés Flores, Luis Angel Barrera Morteo, César Calderón Mólgora, Carlos Díaz Delgado, Daury García Pulido, Arturo González Herrera, Leticia Montellano Palacios, Marisol Pineda Torres, Rosa María Ramírez Chávez, Antonio Ramírez González, Aldo Iván Ramírez Orozco y Guillermo Reza Arzate.


La Dra. Sofía Esperanza Garrido Hoyos, realizó sus estudios de licenciatura en Ingeniería de Alimentos, en Bogotá, Colombia. Posteriormente, su maestría en Gestión Medio Ambiental en el Instituto de Investigaciones Ecológicas en Málaga, España y su doctorado en Ciencias Químicas en la Universidad de Granada en Granada, España. Actualmente, labora en Morelos en el Instituto Mexicano de Tecnología del Agua (IMTA) como especialista en Hidráulica, además de trabajar en potabilización, tratamiento biológico de aguas residuales y tratamiento y/o aprovechamiento de lodos y biosólidos.