Revista de Divulgación Científico-Tecnológica del Gobierno del Estado de Morelos

Plantas de Morelos


Por: M.C Jorge Viana Lases*
Laboratorio de Hidrobotánica del Centro de Investigaciones Biológicas (CIB- UAEM)
Esta dirección de correo electrónico está protegida contra spambots. Usted necesita tener Javascript activado para poder verla.

Fotos: Lic. Silvia Patricia Pérez Sabino
Esta dirección de correo electrónico está protegida contra spambots. Usted necesita tener Javascript activado para poder verla.

 

Las plantas acuáticas son aquellas adaptadas para vivir en el agua o en suelos saturados de la misma, las cuales realizan prácticamente todo su ciclo de vida dentro del agua, sumergidas, emergiendo o flotando.
A estas plantas las agrupamos por su forma de vida, algunas se encuentran arraigadas al sustrato y otras flotan libremente sobre el agua (como las encontramos en los sistemas acuáticos), siendo las más comunes las enraizadas emergentes, las cuales tienen la mayor parte de sus estructuras vegetativas y los órganos reproductores por encima de la superficie del agua. Otro grupo, son las enraizadas sumergidas, las cuales tienen sus estructuras vegetativas por debajo de la superficie del agua, mientras que sus órganos reproductores pueden estar sumergidas o emerger y quedar por encima de la superficie. Por otra parte, se encuentran las enraizadas de hojas flotantes, las cuales tienen sus hojas sobre la superficie del agua, sostenidas por largos pecíolos flexibles y con los órganos reproductores saliendo del agua. Asimismo, las enraizadas de tallos postrados, tienen los tallos flotando sobre la superficie del agua y los órganos vegetativos y reproductores se encuentran emergiendo, con raíces entre los nudos del tallo. Las libremente flotadoras, las cuales flotan libremente sobre la superficie del agua o bien ligeramente por debajo de ella, pueden presentar o carecer de raíces, cuando están presentes se encuentran sumergidas. Finalmente, las libremente sumergidas, las cuales tienen sus estructuras vegetativas y las raíces sumergidas, solamente sus órganos reproductores se encuentran sobre la superficie del agua

En Morelos encontramos aproximadamente 164 especies de plantas acuáticas creciendo en un sinnúmero de arroyos, ríos, manantiales, canales de riego, embalses, bordos y lagos, entre los cuales destacan los lagos de Zempoala y el Río Apatlaco.

Importancia y riesgos de las plantas acuáticas

La ventaja más importante es que proveen de oxígeno al medio acuático. Además, con sus hojas, tallos y raíces evitan la erosión de las orillas de los arroyos, ríos, embalses y lagos. También sirven de refugio a un gran número de animales acuáticos.

Este grupo de plantas tiene una importancia generalmente se utilizan como plantas de ornato, en acuarios y jardines acuáticos, aunque existen otros usos, por ejemplo, el comestible, como es el caso del Berro Rorippa nasturtium-aquaticum, cultivado en Cuautla. Asimismo, tienen propiedades medicinales como en el árbol Ahuehuete o Sabino Taxodium mucronatum, utilizando la corteza para afecciones de la garganta.

Cabe mencionar, que cuando estas plantas llegan a crecer demasiado en los sistemas acuáticos, se les considera como maleza, que en ocasiones causan daños como reemplazar a las especies nativas. También llegan a cubrir en su totalidad la superficie de lagos y provocan que el oxígeno que se encuentra en esos sistemas, ocasionando la muerte de peces y otros organismo acuáticos. Además, obstruyen las corrientes de agua de los canales para la irrigación y el drenaje y provocan con esto un obstáculo para el transporte de botes y barcos, interfiriendo la pesca.

En Coatetelco, se construyen enseres domésticos, respaldos y asientos para silla, con las hojas del tule Typha domingensis, además de utilizarlas como abono verde.


Axochiapan la Flor acuática de Morelos

En Morelos, el municipio de Axochiapan etimológicamente tiene una relación estrecha con las plantas acuáticas. Su etimología correcta es axochi-tl, “flor acuática o nenúfar”, por su radical a-tl, que significa agua y apan, “lago, arroyo, manantial”, que también se deriva de a-tl “agua” y pan “sobre”, y quiere decir: “En laguna nenúfares o flores de agua”, como efectivamente así es; pues cuando esta en floración por el mes de agosto semeja una alfombra de flores blancas. Su nombre se origina en una laguna aledaña que embellece el paisaje con flores acuáticas: nenúfares.