Revista de Divulgación Científico-Tecnológica del Gobierno del Estado de Morelos

Y ¿Qué hacen los químicos en la Arqueología?


Texto y Fotos po: Q.I. Alma Graciela de la Cruz Sánchez *1
Esta dirección de correo electrónico está protegida contra spambots. Usted necesita tener Javascript activado para poder verla.
Instituto Nacional de Antropología e Historia-Delegación Morelos

 

El trabajo de los químicos especializados en analizar los materiales encontrados en las Zonas arqueológicas, es minucioso y escrupuloso. Con los resultados obtenidos de estos análisis, se inició en el INAH-Morelos, un banco de datos que es fuente documental comparativa para los estudios de diferentes investigadores.

A partir del año 1993 se inició el proyecto “Análisis químico del material prehispánico del estado de Morelos”, debido a la gran cantidad de materiales existentes, producto de las excavaciones de las diferentes Zonas Arqueológicas del Estado.

Con la finalidad de conocer el contenido mineralógico de los materiales (cuarzo, mica y horblendo) y de los bancos de arcilla existentes en los sitios arqueológicos y para determinar el posible origen y rutas de intercambio, se planteó llevar a cabo el análisis de éstos, con lo cual se complementa el análisis macroscópico, realizado por los arqueólogos para estudiar el color, la forma, la textura y el tamaño de estos objetos.

El análisis petrográfico, es una técnica empleada para el estudio de la cerámica, la cual nos proporciona información de los minerales presentes en ésta, además de conocer si son materiales no plásticos e identificar sus dimensiones, el tipo de desgrasante empleado y de roca de la que procede. Este método es muy laborioso, requiere tiempo y trabajo.

Asimismo, la espectrografía de absorción atómica ofrece información de casi todos los elementos de la tabla periódica, de estos se seleccionaran los que se consideren importantes para el análisis. Este método es muy preciso, pero el proceso de las muestras es muy lento y complicado.

Por otra parte, el espectrofotómetro de emisión óptica por plasma secuencial con acoplamiento inductivo, es un aparato automatizado que nos ofrece gran rapidez en el análisis, debido a que en algunos minutos es posible analizar hasta 30 elementos en una misma solución. Se obtienen datos analíticos de alta precisión y exactitud. Para algunos elementos es posible obtener límites de detección bajos (del orden de partes por billón), es posible cuantificar 70 elementos de la tabla periódica. Los elementos no cuantificables por


este aparato son el Cloro (Cl), Fluor (F), Hidrógeno (H), Nitrógeno (N) y Oxígeno (O).
Otro tipo de análisis químicos, es el de fosfatos, un método utilizado en la arqueología para localizar los lugares en donde el hombre ha asentado sus sociedades; por ser un indicador de los lugares en donde acumulaban los deshechos de sus alimentos (basureros) y los espacios en donde acostumbraban enterrar a sus muertos.

El elemento químico más fácil de analizar en el campo es el fosfato, debido a su persistencia a través del tiempo y su alta fijación en el suelo, el cual ayuda a delimitar las zonas habitacionales.

Con la aplicación de este método, los arqueólogos han logrado determinar vestigios arqueológicos no visibles en la superficie, además de aplicarlo en las plazas, montículos, cimientos y casas habitación de sitios prehispánicos, los cuales se pueden observar a simple vista.

El análisis químico, también se emplea para estudiar los pigmentos que se encuentran en vasijas de uso doméstico o ritual, altares, murales y esculturas , para determinar su origen que puede ser mineral u orgánico (vegetal o animal). Este tipo de análisis se realiza a través de la técnica de difracción de rayos X. Se sabe que el uso de los pigmentos se remonta a diferentes épocas y culturas a nivel mundial. Actualmente, nos hemos enfocado al famoso azul maya que se cree es un colorante de tipo vegetal y que persiste a través del tiempo, esto quizá debido a las arcillas con las cuales se encuentra mezclado.

Por otra parte, en coordinación con la antropología física, se efectúan análisis de química de los huesos (paleodieta) para determinar el tipo de dieta que consumían los habitantes de las diferentes regiones.

Con los métodos químicos se puede profundizar en los resultados del análisis cuantitativo y cualitativo de las diferencias existentes en cuanto a composición mineralógica.

El análisis macroscópico y químico de pastas cerámicas son técnicas complementarias que juntas pueden proporcionar mayor información acerca de la manufactura e intercambio cerámico. Analizando la misma cerámica pero utilizando diferentes técnicas.


 

*1 Profesora- Investigadora del Instituto Nacional de Antropología e Historia, Delegación Morelos, egresada de la Facultad de Ciencias Químicas de la Universidad Autónoma del
Estado de Morelos. Responsable del proyecto Análisis químico del material prehispánico del Estado de Morelos.