Miércoles, 18 Diciembre 2013 23:09

¡TOC, TOC! ¿Prisionero de tu propia mente?

Escrito por 
Valora este artículo
(0 votos)

¿Te domina el orden?, ¿el miedo a la libertad te hace prisionero de delicados rituales?, ¿temes a la sorpresa y a la espontaneidad?, es por eso que revisas varias veces que tu puerta este cerrada, ¿te levantas con el pie derecho y te persignas 7 veces antes de salir de tu casa?; claro porque si no lo haces te ira mal o tendrás esos pensamientos espantosos en contra de los santos.
El Trastorno Obsesivo Compulsivo (TOC), es una enfermedad neurológica que es caracterizada por pensamientos recurrentes, incontrolables y obsesiones desagradables; o de comportamientos repetitivos, los cuales uno no puede controlar. Los individuos con TOC reconocen que sus obsesiones y compulsiones son irracionales y excesivas, pero no tienen ningún control sobre ellas. El aspecto fundamental de este trastorno recae en consumir gran parte del día en estas conductas y causan marcada molestia o incapacidad.

Las obsesiones más comunes son, miedo a contaminarse; temor de actuar con impulsos violentos o agresivos; sentirse responsable por la seguridad de otros (por ejemplo, ansiedad de haber arrollado a alguien con su carro); pensamientos religiosos o sexuales que son horribles y repugnantes; preocupación excesiva con el orden, la simetría de objetos o se es incapaz de botar posesiones desusadas.

Entre las compulsiones típicas podemos mencionar, lavarse con frecuencia, limpiar constantemente, realizar comprobaciones una y otra vez (por ejemplo, asegurar que ha cerrado la puerta con llave), acciones repetitivas, como tocar ciertos objetos, contar, mantener todo en orden, por color o tamaño. Un individuo puede tener varios o todos de estos síntomas y estos pueden variar durante el curso de la enfermedad.

La  definición que cito a continuación de los psicólogos Foa, Stekeete y Ozarow (1985), es muy acertada sobre todo por la relación funcional entre obsesión y compulsión. Estos autores sugieren "que el síndrome obsesivo compulsivo consiste en una serie de eventos (manifiestos o encubiertos) que generan ansiedad; estos eventos reciben el nombre de obsesiones. Para aliviar la ansiedad producida por las obsesiones se ejecutan una serie de conductas (manifiestas o encubiertas); estas conductas las denominamos compulsiones".

Estas conductas repetitivas tratan de prevenir o reducir la angustia o los miedos. Pero estas conductas ritualistas son poco adaptativas, imponiéndose  a la vida e impidiendo buscar una salida realista a esa angustia o a los miedos. Estas actitudes producen incomodidad interfiriendo con sus hábitos, trabajos y ocupaciones.

"El individuo reconoce que su conducta es excesiva o irrazonable (esto quizá no deba aplicarse a los niños, ni tampoco a aquella gente cuyas obsesiones se han desarrollado a partir de ideas sobrevaloradas). Reconoce también que no obtiene ningún placer en llevar a cabo tal actividad, aunque le procure un cierto alivio de tensión." DSM-IV, APA  1998 ( Manual Diagnóstico y Estadístico de Trastornos Mentales compilado por la American Psychiatric Associatión)

Las compulsiones son definidas como conductas o actos mentales repetitivos (repetir palabras, contar, abrir y cerrar) con lo que las personas sienten que les permiten manejarse con las obsesiones y tratan de aplicar los rituales de manera rígida e inmutable.

Según la American Psychiatric Associatión es el  4to. trastorno psiquiátrico mas común entre la población. Ahora se estima que uno de cada 40 adultos y uno de cada 200 niños sufre del desorden en algún punto de sus vidas. (aproximadamente 5 millones de individuos).

Si el trastorno no es tratado apropiadamente, puede ser crónico. En algunos casos, el trastorno desaparece sin ningún tratamiento; en otros casos, el individuo empeora y desarrolla síntomas severos.

Visto 3317 veces
Inicia sesión para enviar comentarios

PUBLICACIONES