Miércoles, 18 Diciembre 2013 23:14

Un siglo con conciencia y mucha ciencia

Escrito por 
Valora este artículo
(0 votos)

Los grandes problemas se resuelven empezando por los pequeños. Las enzimas, esas que actúan como un catalizador biológico, es decir, transformando una sustancia en otra dentro de las células de un organismo, pueden ser una solución a problemas importantes de nuestro país, como la diversificación de las aplicaciones de azúcar de caña, el cuidado del medio ambiente, la generación de nuevos antibióticos, e incluso, incidir en que tengamos tortillas mejor conservadas y leche sin lactosa para una mejor digestión.

Estas aplicaciones del conocimiento sólo son algunos de los principales beneficios de las líneas de trabajo que Agustín López Munguía Canales y su equipo de trabajo desarrollan a través del diseño, producción y uso de enzimas como biocatalizadores para mejorar la eficiencia de algunos procesos biológicos que se pueden utilizar en las industrias.

Investigador del Instituto de Biotecnología de la UNAM, López Munguía,de nacionalidad mexicana, pero nacido en Boston, Estados Unidos, empezó su trabajo en el estudio de una enzima que a partir de la sacarosa-azúcar de caña- producía biopolímeros como la dextrana. Después, el investigador se adentró en saber cómo producir la enzima, conocer sus características y cómo poder aplicarlas, de tal manera que pudo usar la enzima para elaborar alimentos de tipo prebiótico, es decir, que benefician la flora intestinal y, por tanto, son promotores de una buena salud.

Lo curioso, explica el investigador, es que la dextrana es un gran problema en los ingenios de azúcar, porque forma una especie de lodo en el jugo de caña que tapa las tuberías. Sin embargo, si se toma la bacteria que produce la contaminación y se trabaja biotecnológicamente,se pueden eliminar de donde no se desean -empleando por ejemplo enzimas dextranasas, en las que también trabaja López Munguía- y producirlas de manera controlada para beneficio de diversas industrias.

"Uno de los grandes problemas de la industria azucarera es la falta de diversificación, debido a la ausencia de tecnología y de apoyo para hacerlo. Por ejemplo, en Cuba se le ha apostado a diversificar las aplicaciones de la sacarosa, alimentación animal, la producción de alcohol, de alimentos y de levadura, tan sólo por mencionar algunos ejemplos, mientras que en México esta industria depende básicamente de la aplicación del azúcar como endulzante.

López Munguía, quien cursó la carrera de ingeniería química en la UNAM, posteriormente obtuvo una maestría en ingeniería bioquímica en laUniversidad de Birmingham, Inglaterra, y un doctorado en la misma área en el Instituto Nacional de Ciencias Aplicadas de Toulouse, Francia, también ha incidido en el diseño de biocatalizadores para que las enzimas puedan ser utilizadas a escala industrial y en el diseño de procesos enzimáticos para la fabricación de nuevos productos de origen biológicos con reducción de costos en la producción y con mayores rendimientos.

Por ejemplo, el doctor López Munguía desarrolló un proceso a partir de enzimas para la extracción de aceite de coco y de colorantes de la florde cempazuchitl, sin el uso de solventes o extractores mecánicos. Asimismo, trabajó en un proceso que permite hidrolizar la penicilina para generar nuevos antibióticos -penicilinas semisintéticas- de mayor espectro de acción. Pero en ese caso "nos cansamos de tocar puertas enlas industrias, e incluso, los que colaboramos en el proyecto tratamos de formar una microempresa para mostrar que el trabajo era viable.Sin embargo, después de muchos esfuerzos el proyecto no funcionó".

Un proceso que sí fue exitoso es el uso de enzimas para la hidrólisis de la lactosa para producir leche deslactosada, pero "como tampoco hubo interés de la industria, la doctora Casas, investigadora que trabajabaen el proyecto, renunció a la UNAM y creó su propia empresa de este tipo de leche con el doctor Díaz Castañeda, quien también dejó la investigación".

La biocatálisis en general, explica el investigador, quien recibió el Premio Universidad Nacional 2000, en el área de innovación tecnológica y diseño industrial, va a transformar buena parte de la industria químico-biológica de este país, donde está incluida no sólo la alimentación, sino particularmente la industria química.

El doctor López, quien también trabaja en la divulgación de la ciencia, ha escrito libros como: La Biotecnología (Tercer Milenio, CONACULTA) y Alimentos: del tianguis al supermercado, (ADN/CONACULTA), se hizo acreedor en el 2003 al Premio Nacional de Ciencias y Artes, concluye: "la solución a los grandes retos que enfrentamos en este nuevo siglo requiere de mucha conciencia, pero también de mucha ciencia y en particular de la biotecnología".

Visto 3223 veces
Inicia sesión para enviar comentarios

PUBLICACIONES