Revista de Divulgación Científico-Tecnológica del Gobierno del Estado de Morelos

Una charla con...


Nacer, crecer y morir en una Organización: Dr. Omar García Ponce de León

Texto y Fotos por: Lic. Silvia Patricia Pérez Sabino
Esta dirección de correo electrónico está protegida contra spambots. Usted necesita tener Javascript activado para poder verla.

Por considerar a Morelos un lugar con importantes Centros de Investigación y con un trascendente ambiente cultural, en octubre de 1995 llegó a Cuernavaca, después de realizar su doctorado en España, Omar García Ponce de León.

Realizó sus estudios de licenciatura en Sociología en la Universidad Autónoma Metropolitana, Unidad Xochimilco, con un área de concentración en Educación, donde desarrolló un análisis de las mujeres en el momento de la lecto-escritura; posteriormente, cursó su doctorado en Ciencias Sociales y Salud en la Universidad de Barcelona en la Facultad de Ciencias Económicas y Empresariales. Realizó un estudio sobre el comportamiento de los médicos ante su propia enfermedad y muerte, publicando los resultados en 1997 en un texto intitulado “El médico enfermo” en el Centro de Investigaciones Sociológicas del Ministerio de la Presidencia. Investigador y docente del Instituto de Ciencias de la Educación de la Universidad Autónoma del Estado de Morelos, a partir del año 2007 es el nuevo Director General de Investigación en Postgrados que depende a su vez de la Secretaría Académica en la misma Universidad.

Asì actualmente, combina su labor académica con la de investigador y administrador. Su investigación está orientada en la línea de estudio sobre la Universidad, a través del análisis organizacional. Se trata de ver a la universidad como una organización y percibir su funcionamiento y sus procesos administrativos y de gestión. En el caso del Dr. G. Ponce de León, sus estudios se orientan al análisis organizacional de postgrados, además de conocer cómo se organizan los investigadores en su producción científica, las formas en que se hacen las asociaciones con otras instituciones nacionales y extranjeras privadas y públicas. Pero a todo esto ¿qué es la Sociología para el Doctor Omar García?

OGPL.- “La sociología es básicamente el estudio del comportamiento de las personas en grupos sociales, instituciones, formas de interacción, en la cultura. Por ejemplo se pueden estudiar las identidades en grupos religiosos. Es muy amplio el campo de trabajo, está la sociología orientada a la educación, a las instituciones, a la política, a la violencia o al género entre otras”.

H.- ¿Qué importancia se le da a la Sociología?

OGPL.- “En México ha tenido problemas con su institucionalización, casi todas las Universidades Públicas han tenido a la sociología como carrera o como un apoyo de formación; pero no se ha logrado consolidar como un colegio de sociólogos.
Cuando llegué a España, me di cuenta que el principal centro de información del gobierno español es el Centro de Investigaciones Sociológicas, que para nosotros sería como el INEGI; pero allá, los que hacen el estudio del voto, del desempleo, de la violencia o la seguridad, lo realizan los sociólogos y, en ese grupo hay demógrafos, politólogos, entre otras áreas de la ciencias sociales que se combinan con la sociología. El CIS depende directamente del Gobierno Español en el misnisterio de la Presidencia. Esto nos da una visión de la importancia de la sociología en España.
En Alemania, Francia e Inglaterra, la sociología es muy importante en la toma de decisiones. Uno de los principales asesores de Tony Blair fue Anthony Giddens quien fue el director del London School of Economics, quien durante su mandato formó la propuesta de la tercera vía a través del análsis de la modernidad. Es decir que la sociología tiene la capacidad de asesorar y proponer políticas de desarrollo en un país.

El sociólogo que se titula ahora, suele tener problemas sobre el campo de trabajo en que puede moverse. A veces se piensa que la sociología sirve para cambiar a la sociedad, sin embargo esa no es su tarea vista desde los clásicos de esta disciplina. Es una profesión que te forma para realizar estudios, diagnósticos, problematizaciones sobre el comportamiento de las personas, porque el conocimiento que generamos puede perfectamente bien ayudar a la elaboración de políticas públicas que pueden utilizar diputados, senadores; algunos de los premios Nóbel de Economía han recibido su premio por haber considerado conceptos como cultura para analizar las posibilidades de desarrollo y transformación de un país. Existen nuevas corrientes en Estados Unidos que sí buscan transformaciones como la public sociology. En Francia también hay movimientos que apuntan a una sociología que interactúa en las organizaciones para realizar cambios en sus acciones”.


H- Doctor G. Ponce de León, ¿de qué manera aplica su línea de investigación en su ámbito laboral?

OGPL.- “Si analizamos el postgrado en la Universidad pública desde una perspectiva organizacional, es posible reconocer a un mismo tiempo la manera en que se organiza la producción de conocimiento, formación y financiamiento de proyectos. La tecnología, dicen varios sociólogos, está cambiando el comportamiento de las organizaciones. El manejo de la información, los procesos de globalización y el manejo de información están construyendo las universidades del futuro. Así entonces es preciso conocer en qué condición se encuentra una universidad pública como la UAEM y la manera en que se va a inscribir en una sociedad del conocimiento local y de manera global.

Vivimos permanentemente en las organizaciones, nacemos en una organización que es por lo general, un hospital, posteriormente vamos a la escuela que es otra organización donde recibimos educación, nos enfermamos y vamos al hospital, morimos y una organización se encarga de sepultarnos y darnos los servicios incluido el religioso. Las organizaciones están entonces antes y después de nosotros. Conocer las organizaciones es una prioridad para conocer el estado de nuestra sociedad.
Una buena manera de conocer la salud de nuestra sociedad es mirando el estado que guardan nuestras organizaciones. Cuando vemos que partidos políticos entran en crisis, instituciones públicas son incapaces de ofrecer un servicio de calidad en salud, educación o seguridad, entonces es conveniente revisar el tipo de sociedad que estamos creando. En México, varias de estas instituciones están ahora en crisis y deberíamos preguntarnos si la estructura de la sociedad en su conjunto se está debilitando. Me preocupa un Estado con instituciones débiles que carecen de la capacidad para atender a sus ciudadanos. En México nos guste o no hay problemas serios de ciudadanía porque las organizaciones son incapaces de atender su necesidades, problemas y opciones de vida. Llama entonces la atención, la poca cantidad de expertos en organizaciones.

En muchos casos una organización se complejiza por las relaciones consanguíneas; la familia está muchas veces en la empresa o el sindicato, ya sea dirigiendo o bien formando parte del entramado organizacional. Si se producen relaciones familiares al interior de las organizaciones es posible que se pierda la capacidad de toma de decisiones basadas en conocimientos racionales. Esto se debe a que se anteponen las relaciones afectivas a las necesidades de la organización. Existen empresas que entran en crisis por estas razones por ejemplo esto lo demostró un estudio sobre el Grupo Monterrey en los años ochentas. Del mismo modo es difícil conciliar los problemas en los sindicatos o en los partidos políticos.
En Estados Unidos, por ejemplo, es muy difícil que en el lugar donde se estudia puedas trabajar. Es decir si estudiaste en Harvard te tienes que trasladar a trabajar a otras universidades como Michigan, California, etc. En México es lo contrario, si naciste en Morelos estudias en el mismo Estado y trabajas ahí mismo. Eso complica las relaciones de una organización”.


H- Para finalizar, algo más que quiera agregar.

OGPL.- “La sociología es una disciplina fascinante por donde quieras verla, puedes hacer diversos estudios de cómo se dan las interacciones con el individuo. Están los estudios de Goffman en un psiquiátrico o los estudios sobre el estigma en el mismo autor. Para éste autor hay todo tipo de actuaciones por lo que usamos diversas máscaras: la de investigador, la de padres; en un día tenemos varias máscaras, por ejemplo cómo reaccionamos frente a nuestros padres, pareja y mucho de esas máscaras están en relación a las personas que te están mirando. Parafraseando a Goffman “Todos somos actores en un escenario” y no podríamos sobrevivir en el mundo sin usar distintas máscaras.

Analizar a la sociedad es difícil porque siempre está en movimiento. Es casi imposible adivinar lo que va a pasar en un sociedad en 10 años a pesar de toda la teoría que existe en prospectiva. Los grupos cambian a sus líderes, la economía internacional es voluble, por lo que apostar a las acciones futuras es arriesgado. Sin embargo la sociología puede intuir escenarios si tenemos el cuidado de reconocer el pasado, lo que nos ha formado, lo que somos. La sociología tiene mucho que decir sobre la violencia familiar, sobre la crisis de las religiones, de las consecuencias del cambio ambiental en el comportamiento. Esta materia, la sociología, tiene mucho que decir del comportamiento de los mexicanos/as, es cuestión de abrir cada vez más el espacio a esta disciplina. Hay una tendencia a hablar sobre el cambio en el comportamiento de las personas, en clase le digo a mis alumnos/as que traten de cambiar primero a sus padres. Casi siempre se ríen porque saben que es casi imposible. Entonces tendríamos que tener cuidado cuando hablamos de cambiar el comportamiento de una sociedad. Conocer la sociedad debería ser una materia obligatoria para políticos, estadistas, y dirigentes sociales. Se ahorraría mucho esfuerzo y dinero si un sociólogo bien formado ayudara a los que toman las decisiones.

Hay estudios excelentes sobre el comportamiento de las personas en donde sería necesario aplicar varias teorías. La modernidad se caracteriza por generar incertidumbre por la manera en que tenemos que enfrentar la información que recibimos todos los días, entre más se sabe es mayor la incertidumbre. Dice Anthony Giddens que hemos cambiado los actos de fe por sistemas complejos de seguridad basada en conocimiento científico. Entonces sistemas tradicionales se ven afectados y sus respuestas pueden ser incluso violentas. Las comunidades más desarrolladas aumentan el estrés en las personas que junto con otras variables producen enfermedades como el cáncer. Por ejemplo, grupos con hábitos más tradicionales sufren menos de cáncer de pecho en las mujeres mientras que las más sofisticadas y modernas tienen un aumento significativo de ese cáncer como de otros padecimientos. Recordando a otro autor, Zygmunt Bauman reconoce que las instituciones se vuelven líquidas y tienden a ser cada vez menos duraderas en su estructura. Las personas jóvenes son más vulnerables a estos cambio. Las personas se accionan de manera más individualizada lo que rompe con procesos de solidaridad y creatividad colectiva. La sociología nos hace más humanistas y nos permite vernos como en un espejo de quienes somos y qué nos gustaría ser. Así sea”.